Foto: FU Internatioanl Academy Tenerife

Las prácticas son esenciales en cualquier formación, y a medida que avanzaba el proceso formativo teórico, más ganas tenía de enfrentarme a un aula y observar el desarrollo de una clase, así como de conocer a otros profesionales, con experiencia, de los que aprender.

Realicé mis prácticas en una academia privada, FU International Academy, en la isla de Tenerife, especializada en la enseñanza del español como LE. Dichas prácticas tuvieron una duración de una semana, en total fueron 20 horas distribuidas en períodos de observación, impartición y tutorías.

Durante los primeros días estuve observando cómo distintos profesores daban las clases, observé en distintos niveles y con grupos de alumnos muy heterogéneos en cuanto a edades, procedencia, formación previa e intereses. Durante estas horas analicé aspectos trabajados durante el desarrollo del Máster como son: el lenguaje no verbal, el uso o no, de una lengua vehicular para facilitar el aprendizaje, la corrección del error,… Todos los elementos observados eran trabajados a diario con la tutora Daphne López.

La tutora me ayudó a definir qué contenidos debía impartir, contenidos con los que me sintiera cómoda y segura a la hora de enfrentarme a los alumnos. Así, me ayudó a configurar una propuesta de actividad para desarrollar en el aula e introducir los pronombres personales átonos de objeto directo y objeto indirecto.

A continuación el esquema de la unidad programada:

 

Tema Los pronombres átonos de objeto directo y objeto indirecto
Tarea final La herencia de la tía Pepa, donde ponen en práctica el uso correcto de los pronombres.
Nivel A2.4.
Objetivos Usar correctamente los pronombres átonos de OD y OI.
Contenido gramatical Pronombres átonos de objeto directo y objeto indirecto.
Contenido léxico Vocabulario asociado a las diferentes tareas
Evaluación Grupo abierto
Materiales Vente A2 (unidad 6), recursos de internet y material propio FU International.
Recursos Internet, portátil, retroproyector, pizarra.
Tiempo de duración 4 sesiones de 45 minutos cada una

 

A medida que se acercaba el día previsto para la impartición, mis miedos aumentaban. Por una parte, era la primera vez que me enfrentaba a algo así, tenía pánico ante las posibles preguntas de los alumnos y cierta inseguridad personal. Por otro lado, sentía que era una gran responsabilidad tener que enseñar un contenido como son los pronombres átonos, que llevan a muchas confusiones entre los aprendientes de español. Saber que había una cámara grabando fue un ingrediente más a este cóctel de nervios.

Además de los puntos señalados tengo que hacer mención a la puesta en práctica en el aula. Enseñar una lengua implica que el objeto de estudio es a su vez el instrumento de acceso al conocimiento por lo que los profesores que enseñan una lengua, en este caso el español, se ven en la necesidad de recurrir a todo tipo de estrategias (mímica, teatro, …) que les acerque a la comprensión por parte de los alumnos, eso sí, siempre dinamizando el aula para que los alumnos no pierdan interés, siendo el profesor una parte activa y muy relevante del proceso de aprendizaje. Aplicar toda la teoría aprendida en el aula no es tan fácil como pueda parecer desde fuera, requiere mucha preparación previa.

Las prácticas son imprescindibles, aún más para profesoras en formación como yo, que no hemos tenido la oportunidad de enfrentarnos antes a un aula. Por ello, me hubiera gustado que tuvieran una duración un poco más larga.
En este período de desarrollo de las prácticas, el trabajo con la tutora fue lo más enriquecedor porque juntas, analizamos a diario, todo lo sucedido en el aula. Durante el desarrollo del Máster siempre estudiamos, desde el punto de vista teórico, los procesos que se dan en el aula pero, aunque valoremos todas la variables que pueden influir, en la realidad las cosas varían. No podemos olvidar que estamos trabajando con personas y habrá tantas personalidades e intereses dentro del aula como alumnos tengamos.

Aún así, tengo que concluir señalando lo enriquecedora que fue la experiencia y poder llevar a la práctica aspectos trabajados durante el Máster. Estas prácticas y el análisis de las mismas, han supuesto un paso crucial en mi formación como profesora.

 


Yanira de J. Ossorio Cruz