Este tema tienen relación con la muestra sobre el enfoque por tareas, pero creo que merece una consideración especial y por ello, le dedico una breve muestra en este portafolio.

 

Michael Long en un conocido profesor, estudioso en el campo de la enseñanza de segundas lenguas. Ha dedicado algunos trabajos al enfoque por tareas y particularmente a lo que se conoce como focus on form. Por ello, he escogido la entrevista que él concedió al programa LdeLengua en 2009  (http://eledelengua.com/ldelengua-23-con-michael-long/)

 

La incorporación de una metodología comunicativa en el aula, favoreció el impulso de actividades que desarrollaban las destrezas relacionadas con la producción oral. Sin embargo, esta metodología dejaba de lado aspectos formales de la lengua que pasaban inadvertidos para los alumnos. En esta entrevista, Long recalca la importancia de atender a las formas de la gramática de forma explícita. Con esto no quiere decir que se deba volver a llevar al aula una gramática tradicional, sino que hay que atraer la atención de los aprendices hacia las formas implícitas en las tareas de una unidad programada. No se trataría, por tanto, de programar una unidad basada en la gramática, sino que, a través de las tareas, de forma simultánea, se atraiga la atención a las formas lingüísticas para que los estudiantes adquieran las herramientas necesarias para desarrollar las actividades comunicativas. Formas, que muchas veces quedan ocultas entre tareas, pasando inadvertidas para los alumnos. Esta atención enriquece el aducto y favorece otras formas del desarrollo de la interlengua.

 

Con el profesor Long, entiendo que es necesario el desarrollo de las destrezas comunicativas a través de una metodología basada en el enfoque por tareas, pero también, que no podemos dejar de lado la gramática que hay detrás; una gramática que los niños adquieren de forma natural, pero que para los adultos no es tan sencilla y requiere de una especial atención.

 

Quiero relacionar con esto el uso del metalenguaje en el aula. En la asignatura de Gramática Pedagógica trabajamos las explicaciones gramaticales sin usar el metalenguaje. De hecho realicé una muestra destacando lo interesante que me pareció ese enfoque. Hoy creo que el metalenguaje es necesario, e incluso creo que facilita el aprendizaje. Por una parte, Bialystok sostiene que el conocimiento metalingüístico se construye a partir de la adquisición de la lengua materna (L1) y, dado su carácter universal y explícito, es aplicable también a la adquisición de una lengua segunda o extranjera (L2). Así, no aprenderíamos de nuevo los principios básicos de las estructuras lingüísticas, porque las relacionamos con nuestra L1, facilitando en aprendizaje de la L2. Por otro lado, todo el material y los recursos que podemos utilizar, tanto desde el punto de vista del profesor como del alumno, usan el metalenguaje por lo que resulta más cómodo, fácil y accesible para todos.

 

La combinación del enfoque por tareas y el focus on form dan como resultado nuevas formas metodológicas para aplicar en el aula. Creo que como señala Long, tomar lo mejor de una y lo mejor de otra, nos da un resultado muy enriquecedor en el proceso de aprendizaje de nuestros alumnos.


Yanira de J. Ossorio Cruz