Todos los que estamos hoy realizando este Máster hemos pasado a lo largo de nuestras vidas por colegios, institutos, etc donde hemos aprendido en diferentes asignaturas cosas tan variadas como escribir, leer, sobre el universo, matemáticas, biología,….Mientras pasábamos por estas etapas de nuestra vida nunca nos planteamos qué hacíamos allí, si lo que decía el profesor iba a misa, o por qué aprendíamos unas cosas y no otras.

Hoy sabemos, y con este Máster aún más, que nuestra educación se regía por un programa realizado por profesionales donde se había planificado los contenidos, las formas, y los objetivos. Un programa es el que se debe tener también para la enseñanza de una lengua extranjera y por eso, con esta imagen quiero resaltar algunos puntos importantes que encontramos en una de estas aulas.

Aprendizaje participativo: donde la información no circule sólo en una dirección, profesor a alumno,  sino que sea también desde el alumno al profesor.

El profesor como guía: El profesor será el guía y no un dictador que imponga su criterio, con el único fin de marcar un objetivo y completar la programación.

Facilitar al alumno el camino hacia la propia autonomía, que sea él quien busque los medios para mejorar su formación en función de sus posibilidades y/o necesidades formativas.

Todos los alumnos son diferentes pero la segunda lengua no sólo se imparte en escuelas e institutos como una asignatura más obligatoria. Cuando tienes grupos mque eligen estudiar una segunda lengua como opción, ya sea en Escuelas Oficiales de Idiomas o en instituciones privadas, en el aula también influirá el contexto social del que parte cada uno de esos alumnos así como las necesidades que los ha llevado a estudiar dicha lengua.

En este caso está en las manos del profesor profundizar sobre los intereses que tienen y ayudarlos a completar el viaje que han comenzado.

Resumiendo, en la imagen, y por lo tanto en un aula de lenguas, con pocas palabras yo veo participación, comunicación, aprendizaje, diferentes culturas y edades, diferentes intereses con un mismo fin.

Con esta imagen quiero reflejar que la enseñanza en el aula de cualquier lengua extranjera conlleva las siguientes cuestiones implícitas:

– Aprendizaje participativo donde el profesor es un guía y no el que impone sin tener en cuenta a los alumnos.
Alumnos de diferentes edades, culturas,…con diferentes intereses y cuyo objetivo no es el mismo.

Algunos de mis compañeros de Máster han realizado algunos comentarios sobre la imagen que he seleccionado. La mayoriá están de acuerdo con que el punto esencial de la fotografía es la distribución en círculo. Esta organización hace que la relación entre todos los alumnos y el profesor sea más cercana, da más motivación para participar con el grupo.

Casi todos coinciden en la relación empática del profesor con los alumnos y del buen ambiente que parece haber. La distancia próxima con el profesor lo hace ver cercano con sus alumnos. Estos son factores que determinan la unidad del equipo, la capacidad de atención y la complicidad.

Un punto que no tuve tan en cuenta fue la diferencia de edad entre alumnos y profesor y que algunos de los compañeros han señalado como rasgo de la experiencia. Lo que sí queda patente es la diversidad cultural y de edades, pero que al final todos confluyen en un grupo con un fin, aprender.

Para terminar quiero resaltar la palabras de uno de estos comentarios: “la enseñanza, especialmente la enseñanza LE, debe ser universal y accesible para todos”