Archivos de Categoría: Contenido

Muestra. Me alegro que me hagas esa pregunta

Con titulares como este se iniciaron todas las actividades realizadas en la asignatura Elementos de Gramática Pedagógica del Español, impartida por la profesora Marisa Santiago. Es obvia la importancia que tiene la gramática en el aprendizaje de una lengua, también cuando aprendemos nuestra lengua materna. Sin embargo, al inicio de la asignatura no dejaba de recordar lo aburridas que me parecieron siempre las clases de gramática, así que imaginaba lo denso que sería afrontar una asignatura como esta. Además, poniéndome en el lugar de los aprendices de una L2, podía hacerme una idea de los sentimientos que tendrían al enfrentarse a la complejidad gramatical de una LE. Escoger una muestra significativa de esta materia no estaba en mis ideas iniciales, pero la forma en que la profesora nos ha hecho ver cómo explicar la gramática para hacerla más cercana, a la vez que comprensible para los aprendientes de español, ha cambiado mi visión sobre la misma.

La mayoría de profesores están acostumbrados a pasar directamente a la práctica para evitar arduas explicaciones que solo conducen al aburrimiento. Marisa nos ha propuesto realizar explicaciones gramaticales evitando el vocabulario complejo y abstracto del tipo complemento directo, complemento indirecto, …, solo interesante para lingüistas y de poca utilidad en el uso cotidiano de los hablantes. De esta forma, aprendimos a diferenciar entre las explicaciones para profesores y las explicaciones para los aprendientes.

La actividad seleccionada consistía, por un lado, en la elaboración de una explicación para profesores de una de las secuencias gramaticales propuestas por la profesora y por otro lado, en formular una actividad para el aula en la que se aplicara lo aprendido. Trabajamos en grupo la siguiente secuencia “Se lo daré (a mi hermana)”, o “Les daré el dinero (a ellas)” (Y no “Lo daré a ella”, o “Les lo daré”) para explicar el uso de los pronombres átonos, un tema siempre difícil de entender para los que se acercan al español.

Aportamos el siguiente fragmento de nuestra explicación:
Al dirigirnos a una audiencia docente, debemos tener en cuenta que estamos usando estructuras abstractas que no se pueden ilustrar individualmente, por lo tanto, para entender y explicar las formas gramaticales de los pronombres átonos, debemos tener en cuenta la clase de verbo que estamos usando y facilitar al alumno entender el contexto de la acción. Acordamos que estamos ante una construcción ditransitiva, en otras palabras, que la acción o transferencia puede ir desde el sujeto al destinatario o viceversa (Gras, Santiago & Polanco, 2004). Sabemos que trabajaremos con el verbo “dar” en el futuro imperfecto, por lo tanto, se debe plantear que la acción tomará lugar en el futuro en su totalidad. Al igual que entregar y regalar, dar es un verbo de transferencia, por lo que existen tres participantes implicados en la acción: la persona que realiza la acción de darle o pedirle algo a alguien (1), ese algo que puede ser un objeto o información (2) y el receptor o destinatario ese algo (3). Por lo tanto, debemos ilustrar estos tres elementos a los alumnos para ubicarlos en la situación y el contexto del enunciado.

En los enunciados de nuestra secuencia podemos ver que los pronombres átonos van seguidos el uno del otro en la misma oración. Al intentar corregir este error, es importante enfatizar que decir “le/les + lo/la/los/las” es incorrecto, no porque cambie el significado, sino porque no es fonéticamente aceptable y sonaría extraño. Según la Real Academia de la Lengua Española, esta disonancia resulta de una combinación inarmónica de los elementos acústicos de la palabra. A esta disonancia inarmónica, se le conoce como cacofonía, término lingüístico que proviene del griego y significa malsonante. Otro aspecto importante que debemos tener en cuenta es que los pronombres átonos, “le” y “les” pierden la posibilidad de expresar número y se convierten en “se” + lo/la/los/las. Si vemos los enunciados en nuestra secuencia, “Le lo daré”, no sería fonéticamente aceptable, produce un efecto sonoro producido por la cercanía de sonidos de igual pronunciación en las palabras usadas en el enunciado, este fenómeno se llama hiato cacofónico, por lo tanto, pasa a ser “Se lo daré” o “Les daré el dinero (a ellas)” y no “Les lo daré”. Desde el nivel A2 se introduce que “le” y “les” muestran a quién o quiénes reciben la acción del verbo o a los destinatarios del objeto o información, por esta razón no pueden ser omitidos, de manera que, “Lo daré a ella” no es gramaticalmente correcto. Ilustrar claramente lo que se quiere decir en un enunciado les ayudará tanto al docente, como al alumno a entender el contexto de lo que se quiere decir y cómo se deben aprender y estructurar gramaticalmente los enunciados.

Propusimos una actividad sencilla para practicarlo en el aula:
1. Se inicia la clase mostrando diferentes imágenes acerca de diferentes tipos de celebraciones y el profesor hace la siguiente pregunta en clase abierta: ¿Cuál es tu celebración favorita y por qué? De esta forma se busca personalizar y hacer al tema más significativo para los aprendientes. 10 min 2. El profesor presenta los nombres de las celebraciones más importantes en países de habla hispana. Por ejemplo, San Valentín, Día de la Madre, Navidad, etc. 3. Luego de presentar el vocabulario, el profesor realiza la siguiente pregunta: ¿Qué tienen en común todas esas celebraciones? ¿Se dan y reciben regalos en todas ellas? Los alumnos comentan dichas preguntas por parejas y el profesor brinda retroalimentación en clase abierta. 4. El profesor presenta vocabulario relacionado a obsequios. 5. Se inicia con la actividad: Lista de regalos. 6. Se finaliza con una explicación de la estructura utilizando los enunciados producidos por los alumnos en la actividad 5.

Como resultado entendimos que más que conocer todos los detalles de la gramática del español, debemos desarrollar nuestras capacidades para aportar explicaciones claras y asimilables para nuestros alumnos; Alumnos a los que habría que orientar y guiar para que trabajen más su autonomía, proponiéndoles actividades que los hagan sentir curiosidad por temas como la gramática.

No he tenido la experiencia de enfrentarme a un aula, pero actividades como las desarrolladas en esta asignatura, en la que también realizamos un vídeo, me ha hecho reflexionar sobre la verdadera importancia de la gramática, también para nosotros que creemos que tener el español como lengua materna es sinónimo de hablarlo y sobre todo, de escribirlo correctamente. Aunque necesitaré mucha práctica, para el futuro dispondré de herramientas nuevas con las que afrontar las explicaciones gramaticales y que al menos mis alumnos no lo recuerden como un tema tedioso.

No tengo formación filológica por lo que esta asignatura me daba un miedo atroz por lo dura que podría ser. Sin embargo, dedicarnos a aprender cómo explicar puntos claves fue muy pedagógico. Además, trabajar en pequeños grupos temas diversos nos enriquecía pues todos teníamos acceso a lo que aportaban nuestros compañeros.

Muestra: El análisis de errores y la construcción de la interlengua

Entre todos los aspectos trabajados hasta el momento en las diferentes asignaturas, uno de los más significativos en mi proceso de aprendizaje es el relacionado con el análisis de errores y la construcción y transformación de la interlengua. Por esta razón, tomo como muestra la actividad de análisis de errores de la asignatura Adquisición de Segundas Lenguas, impartida por Elisa Rosado. Debido a la extensión de la actividad, aportaremos solo algunos fragmentos de la retroalimentación de uno de los textos propuestos:

TEXTO B: “Mi viaje a Marruecos” (L1 japonés) Fui a Marruecos la semana Santa con unos amigos míos. Eran muy distintos entre España y Marruecos. Por ejemplo, tiene cultura arabe pues, las gentes se ponian ropas muy interesantes. Y fui al Sahara, se tardaron casi trenta y ocho horas desde Madrid hasta–sahara. No puedo olvidar las paisajes del Sahara y las estrellas. Eran muy bonitos y presiosas. Y también a mí muy interesa las gentes del Sahara. No puedo explico pero, no puedo olvidar los ojos de las gentes. A mí este viaje no me olvido de mi vida.

El segundo texto, titulado “Mi viaje a Marruecos”, está elaborado por un estudiante japonés. Entre los errores interlingüísticos encontramos al iniciar el texto “… la semana Santa” en lugar de “…esta semana Santa”. En japonés lo más parecido al artículo definido del español es el adjetivo demostrativo “sono” (Romero Díaz, J. y Kawaguchi, M., 2015 p. 826) de manera que los estudiantes suelen pensar primero en la forma que usarán para escribir en su L1 y después en su traducción, más o menos literal, a la L2. Bravísimo!!! La ausencia de determinantes en japonés, nos lleva a pensar que el alumno usa esta expresión de “la semana Santa”, sobre extendiendo el uso de expresiones más frecuentes como “la semana pasada”. Muy bien!

La carencia del uso de artículos en japonés hace que el estudiante los omita, aun conociendo las reglas gramaticales, produciendo así un error morfosintáctico, como en el caso de “hasta-sahara”, donde además comete un error léxico en el uso de “muy” por “mucho”, debido al posible uso del mismo adjetivo en japonés. Ok
La omisión del pronombre reflexivo “se” que se da en la frase “A mi este viaje no me olvido de mi vida”, o del “me” en “a mi muy interesa”, es muy frecuente en los aprendientes de español, no solo porque no existe esta relación en la lengua materna, sino también debido a la sutileza que supone su inclusión en la L2 (Fernández 1995, p.150). Bravísimo!!! En esta última frase, además, hay un error de conjugación que puede deberse a la similitud de conjugación del presente y el futuro en japonés. Un error por omisión, muy frecuente entre los estudiantes de origen japonés, es el de evitar el pluscuamperfecto (Fernández. 1995, p.151). En nuestro texto tendríamos un ejemplo, donde dice “se tardaron casi treinta horas”, podría sustituirse por “habían tardado”, sonando así más fluido y comprensible. Muy bien!!

Otro error interlingüístico presente en todo el texto, es la omisión total del acento. El acento español es prosódico y tiene un patrón diferente en función del contexto. En cambio, en el caso japonés, el acento es tonal y mantiene siempre el mismo patrón de manera que la diferenciación entre afirmaciones e interrogaciones no se percibe. Por lo tanto, podemos deducir que este estudiante japonés, en su estadio de aprendizaje, aún no ha asimilado la importancia del acento en español y aplica la misma regla de uso del acento japonés. Bravo!! (aunque falta referencia!)

En el caso del texto B, el alumno japonés inicia su discurso con un error intralingüístico relacionado con la fonología. Hace uso de “trenta” en lugar de “treinta”. Asumimos que se trata de un error fonológico, debido a que entre los hablantes de español a veces es difícil escuchar todas las sílabas, por lo que el estudiante tiende a escribir lo que habitualmente escucha (o pronuncia). Muy pero que muy bien!

Encontramos errores de concordancia en “eran muy distintos”, ya que refiriéndose a la Semana Santa, debería ser “era muy distinta” o “la gentes se ponían ropas”. En japonés no hay una distinción de género tan diferenciada como en español, a lo que se suma la dificultad de aprender y asimilar la concordancia que hay entre un nombre colectivo, seguido de un verbo en singular. Por lo tanto, asumimos que aún no ha asimilado las estructuras correctas. A estos errores de concordancia se añaden: “las paisajes” en lugar de “los paisajes” o “preciosas”, donde debe decir “preciosos”, ambos en masculino. Bravo!!

El orden de las palabras hacen que el texto no sea fluido, obteniendo como resultado oraciones que suenan un tanto raras para los oyentes. Entre los errores ortográficos habría que destacar el uso de los signos de puntuación, que en algunos casos hacen que suene un poco extraño, así como el incorrecto uso de las mayúsculas en palabras como “sahara” o “semana Santa”, ya que se hace mención en esta última, de una celebración religiosa en particular. Ok, bien

Analizando los errores presentes, en ambos textos, hemos puesto en evidencia la gran diversidad de elementos que tenemos que considerar al enfrentarnos a nuestros alumnos. El origen, la lengua materna, la cultura y el contexto? (aquí el contexto no puede estudiarse) son elementos que influyen poderosamente en el proceso de aprendizaje. A través de la identificación de los errores podemos analizar la evolución de la interlengua y aplicar la metodología más apropiada según los casos. De esta forma, el error pasa a convertirse en un camino obligatorio de tránsito (o fosilizado) por el que deben caminar todos los aprendientes de una L2. Muy bien

La actividad consistía en identificar y describir los errores intralingüísticos y extralingüísticas de varios textos realizados por alumnos de diferentes niveles y contextos culturales. A través de los conceptos abordados en la asignatura llevamos a la práctica el análisis pormenorizado de los errores así como la identificación del origen de los mismos en los textos aportados. Tengo que destacar que desconocía completamente los innumerables errores que se cometen por la interferencia de la lengua materna. En este punto quiero hacer una puntualización: en la actualidad muchos profesores desconocen la lengua materna de los alumnos a los que se enfrentan (por ejemplo chino, vietnamita o ruso). En muchos de estos casos el inglés es la lengua que tienen en común. Sin embargo, esto no quita para que los profesores se acerquen a entender, al menos de forma somera, cómo funcionan determinadas estructuras en las lenguas maternas de sus aprendientes o incluso, cómo esos mismos errores se reproducen en su primera L2, en este caso el inglés.
La metodología aplicada por el Análisis de errores ha dado un giro a la hora de abordar los errores cometidos por los alumnos durante el aprendizaje. Tradicionalmente cometer errores era sancionable, limitando de esta forma la participación activa por miedo a ser reprimido. Con esta nueva metodología entendemos mejor cómo se construye la interlengua y cómo ésta se transforma a medida que avanza el proceso de aprendizaje. Como docentes, cambiar nuestra actitud hacia el error y entender su origen, nos ayuda a conocer de primera mano, las necesidades que tienen nuestros alumnos, cómo adquieren y asimilan nuevos conocimientos, las dificultades que presentan dándonos, además, pistas para mejorar notablemente nuestra labor en el aula.
A través de los errores cometidos por nuestros alumnos podemos diseñar nuevas situaciones de aprendizaje que promuevan que sean ellos mismos, los que identifiquen y corrijan sus errores. De esta forma transformamos el error en una base para ampliar conocimientos, no solo para nuestros alumnos, también para nosotros como docentes. Sin embargo, no podemos caer en la realización de correcciones exhaustivas, ya que nosotros mismos también cometemos errores en el uso de la lengua. Por lo tanto, tendremos que hacernos conscientes de los niveles propios de la interlengua de nuestros discentes y trabajar en la superación contínua.
Con todos los materiales de la asignatura construí una idea mucho más completa y estructurada sobre lo que implica el aprendizaje de una lengua extranjera. Me adentré en conocer el concepto de interlengua, desconocido para mí hasta el momento, viéndolo como un constructo realizado por el propio alumno, cuya características principales son la dinamicidad y variabilidad contante y sobre todo, a darle la importancia que se merece, conocer la lengua materna de nuestros alumnos para desempeñar una enseñanza mucho más efectiva y en la que ellos sean los verdaderos protagonistas.

 

Muestra: “Hablar es una acción de todo el cuerpo”. La comunicación no verbal en la gestión del aula

Nuestra trayectoria como alumnos nos hace poseer un sinfín de recuerdos y anécdotas relacionadas con los profesores que hemos tenido. Estoy segura de que todos hemos pensado en alguna ocasión cosas como “con lo fácil qué es y cómo se lía” o “vaya profesor que parece que le da vergüenza hablar en público”. Estos pensamientos, que aunque no siempre son negativos, reflejan un juicio de valor, sobre la actividad que el docente desempeña en el aula, un juicio que oculta la sensación de que ser profesor es muy fácil.

Este motivo es el que me ha hecho escoger como muestra significativa la actividad y su retroalimentación de observación y análisis de la gestión en el aula, desarrollada en la asignatura de Metodología de ELE. En la actividad mencionada, teníamos que analizar en particular la posición de la profesora en el aula y la comunicación no verbal, sin impartir juicios de valor sobre la misma. En una primera visualización anoté todos los aspectos que me parecían pertinentes y cuál fue mi sorpresa cuando al releerlos me di cuenta de que la mayoría llevaban implícito alguna valoración personal. A partir de este momento dupliqué mi esfuerzo para centrarme en realizar un análisis objetivo de la gestión del aula realizada por la profesora.

Pueden visualizar el vídeo en el siguiente enlace:

La retroalimentación de la profesora Paula Novillo fue la siguiente:
La observación es prácticamente objetiva en todo momento, lo cual no es tarea fácil. En este sentido me gustaría hacer un par de observaciones: en cuanto a esta labor de observación objetiva debemos ser conscientes de la asertividad de nuestro discurso; por ejemplo, cuando dices “Durante la sesión gesticula con las manos abiertas constantemente haciendo que el ambiente sea más distendido”. En este sentido, debemos evitar afirmaciones de forma continua que no están basadas en evidencias recogidas en la observación, en parámetros que puedan ser comprobados ni en fuentes teóricas (como habría sido, por ejemplo, preguntando a los alumnos si los gestos anteriormente mencionados han propiciado un ambiente más distendido o sustentando esta afirmación en alguna referencia teórica de forma explícita). Esto ocurre también en esa serie de acotaciones que haces en el transcurso del análisis, como: “Dependiendo del objetivo de las actividades desarrolladas en la clase moverse en exceso puede causar distracciones o conseguir la atención de los alumnos”. A este respecto cobra sentido apoyar todas estas afirmaciones en las fuentes teóricas consultadas, pues, si no lo hacemos, parece que estamos expresando nuestra opinión, por mucho que esta pueda obedecer a la lógica y al sentido común. Por tanto, habría sido necesario, por ejemplo, apoyarte en las fuentes teóricas de las que extraes ciertas afirmaciones para después añadir algo como “en base a lo expuesto por dichos autores y a los datos recogidos en la observación, los gestos empleados por la docente estarían propiciando un ambiente distendido”. Del mismo modo, también podemos modalizar nuestro discurso (estaría), como has hecho en alguna ocasión.

El informe presenta claridad en su exposición y se percibe la labor de introspección en la reflexión final. Con respecto a la corrección, tan solo se observan un par de errores de concordancia en número y alguna oración que requiere subordinarse a la anterior.

La labor de la observación en el aula no es fácil -como bien has reflejado en la reflexión final-, se aprende con la práctica y os ayudará en la realización de otras actividades que llevéis a cabo en el máster, así que ¡buen trabajo!

Por una parte, el resultado fue satisfactorio; pero por otra, al ver que entre líneas quedaron algunas valoraciones, entendí lo difícil que resulta realizar un análisis objetivo. De esta forma podría afirmar que, en la comunicación que se desarrolla en el aula, se pueden analizar aspectos como el mensaje, el tono de la voz y la expresión corporal, pero que los dos últimos juegan un papel decisivo en la interacción profesor alumno.

Hasta ahora, mi experiencia solo ha sido como alumna, por lo que ha sido enriquecedor analizar una situación real y con ella, aprender a observar desde otra perspectiva los movimientos que realiza un profesor en el aula. El conjunto de la actividad me ha hecho ser más consciente del impacto de nuestros movimientos, de nuestros gestos y actitudes, a la hora de transmitir y reforzar los mensajes lingüísticos. Otra dificultad añadida que presenta la comunicación no verbal es la inexistencia de reglas, ya que éstas dependerán siempre del contexto cultural y social en el que nos encontremos: nuestros movimientos y comportamiento en el aula no será el mismo frente a alumnos de origen oriental que frente a alumnos de diferentes nacionalidades, por lo que al final, dependerá de la pericia y capacidad de auto reflexión del profesor, encontrar el equilibro para evitar la ruptura en la comunicación.

En este último punto es donde veo las posibles limitaciones, o más bien ciertas dificultades, a la hora de llevar a la práctica lo aprendido. Es indiscutible la importancia que tiene la comunicación no verbal en el aula ya que ésta, dependerá siempre del contexto al que nos enfrentamos. Por ello, será vital que cada docente muestre interés por mejorar su capacidad comunicativa realizando una labor de auto análisis y reflexión constante, ya sea a través de mecanismos como las grabaciones o la observación por parte de otros compañeros.

 

Punto de partida

Desde que era una niña lo había visto en mi familia. Él era un miembro más que residía en la zona por temporadas. Crecí escuchando que era “el Maestro”, pero nadie sabía de qué. Cuando despertaron mis inquietudes por saber cosas, me atreví a preguntarle de qué era maestro y qué cosas había estudiado. Su respuesta por entonces no fue muy clara: daba clases a adultos, aunque no estaba muy segura ni de qué ni con qué fin. Cuando vi cómo un verano se pasó los días con un cuaderno en mano, anotando palabras que están casi en desuso y al ver mis inquietudes por saber más y más me lo dijo: era profesor de español para extranjeros. Esa fue la primera vez que escuchaba eso.

 

Por entonces yo estudiaba Historia, y tuvimos numerosos encuentros para conversar de diferentes cuestiones. Nunca estuve en una de sus clases, pero tenía el don de hacer de cada conversación un tema fantástico que te hacía tener aún más curiosidad. En una de ellas, él me dijo, “¿por qué no haces un Máster y te cualificas para ser profesora de español?” sembrando así la semillita que me ha hecho ser alumna de este Máster.

 

Mis miedos estaban en mi poca experiencia en este ámbito. Como señalé antes, soy Licenciada en Historia y hasta el momento no me he dedicado a la enseñanza, ni de Historia ni de español como LE. Algunos años después de finalizar mi etapa universitaria, me alejé de los ámbitos educativos y decidí retomar mi formación iniciándome como profesora de español como LE.

 

Rodeada durante la jornada laboral de extranjeros que no hablan español como lengua materna, no ha habido un día en los últimos tres años en los que no explique a alguien por qué esto se dice así y no de otra forma. Esto es lo más cerca que he estado de enseñar español. Sin embargo, estas pequeñas explicaciones me hicieron ver cómo la necesidad de aprender algo concreto para solucionar un problema real, en el puesto de trabajo, les hacía aprender las cosas más rápido. Por ello, pienso que la enseñanza de una LE debe concebirse como un proceso que tiene un propósito. Por ejemplo, buscar trabajo, ascender en una profesión o viajar por el mundo y comunicarte con otras personas. Cualquier motivación puede convertirse en una buena excusa para aprender. La enseñanza de una LE, con un currículo de base que marque unas pautas, debe centrarse más en las necesidades de los alumnos de manera que, así, el aprendizaje tenga un exitoso resultado. ¿Cuántos años no hemos estudiado una lengua, en mi caso en inglés, y a la hora de enfrentarte a una situación real en la calle no tienes ni idea ni entiendes nada?

 

Actualmente han cambiado mucho las ideas que teníamos antaño de qué era un profesor y cómo debía enseñar a sus alumnos. Para enseñar cualquier asignatura, solo era necesario conocer la materia y transmitir esos conocimientos en una clase, intentando al final del curso terminar el temario. Lo mismo sucedía en las aulas de enseñanza de una LE. El resultado fueron años de gramática, haciendo ejercicios,…que a la hora de enfrentarte a las situaciones reales no te servían para nada.

 

En la enseñanza de una LE, podemos encontrar mucha diversidad dependiendo de a qué grupos de alumnos nos dirigimos. Por un lado, en muchas escuelas se estudia una LE como materia obligatoria desde primaria. Por otro, adultos que forman un grupo más heterogéneo de personas que aprenden una segunda lengua por motivos muy diferentes.

 

Desde mi punto de vista, el papel del profesor en un aula LE es esencial, aún más en el segundo caso, ya que será quien guíe a sus alumnos en el proceso de aprender una lengua. Además de conocer la lengua que enseña, el profesor debe tener la capacidad de aprovechar la diversidad que presenta su aula, para sacar el máximo potencial. Para sacar ese potencial será esencial utilizar materiales didácticos, estimular el trabajo autónomo de los alumnos alimentando su curiosidad. Alentar los diálogos en clase así como los trabajos en grupo que pueden servir para hacer ensayos de situaciones reales a las que en el futuro tendrá que enfrentarse. Estimular las capacidades de los alumnos, siendo a la vez flexible en las aulas con los programas educativos establecidos. No se trata de perder el control, sino de aprovechar aquellos temas que causan más curiosidad para relacionarlos con otros afines. Los alumnos aprenden de forma más satisfactoria creándose a la vez un ambiente placentero y satisfactorio en el aula.

 

Todo buen docente desea tener la máxima atención de sus alumnos, que no se aburran en una clase, que no estén mirando el reloj deseando salir corriendo. Creo que ese es el mayor reto que tiene un profesor a la hora de enfrentarse a un aula porque para evitar eso, tendrá que tener la empatía para captar las necesidades del grupo. Esto nos hace retomar lo dicho repitiendo que, el mayor reto al que se enfrenta un docente es al de tener la capacidad de aprovechar la diversidad de un aula usando todas las herramientas didácticas necesarias para estimular la curiosidad y autonomía del alumno haciendo de guía .

 

Los alumnos de LE, si se adentran a conocer otra lengua de forma autónoma y consciente y no por imposición, tendrán que ser capaces de transmitir sus necesidades a los docentes. Dejarse aconsejar, participar y desarrollar su propia capacidad autónoma. Para muchos alumnos es una tarea compleja, ya sea por diferencias sociales y/o culturales o porque están acostumbrados a otros sistemas educativos donde el profesor solo tenía que demostrar lo que sabía.

 

Mis carencias en la práctica docente sobre LE me hacen incapaz de poner ejemplos o relatar experiencias satisfactorias al respecto. Puedo compararlo en algunos aspectos con haber sido conferenciante en ocasiones ya que me he tenido que enfrentar a un público muy diverso, en ocasiones heterogéneo. El contenido de lo que quería transmitir era importante, pero lo era aún más que, tras 1 hora hablando el público no estuviera bostezando. Para ello, fue muy útil darle dinamismo al discurso con la incorporación de recursos electrónicos pero lo fue aún más, dar la opción de interrumpir y preguntar de manera que la conferencia terminaba yendo por las ramas que más interesaban al público presente. Tengo que decir que logré eso después de haber visto, unas cuantas veces, cómo se dormía el público mientras hablaba y cómo las preguntas finales eran las que resultaban más interesantes. Aún tengo mucho camino que recorrer y muchos interrogantes que resolver en la enseñanza de ELE.

 

Este máster es el inicio de mi formación como profesora de español, ¿qué espero de él? Espero conseguir una base para iniciarme como profesora ELE, conocer más de cerca un campo que siempre me ha apasionado, enseñar y qué mejor forma que enseñando español.

 

Empiezo este programa desde cero, porque ni tengo experiencia en docencia ni tengo formación filológica, pero mi objetivo es terminarlo, aprender todo lo que pueda, y si fuera posible, conseguir poner en práctica lo aprendido trabajando como profesora. Mis metas profesionales se centran en poder dedicarme a lo que me gusta enseñar, combinándolo con mi pasión por conocer diferentes culturas y acercarme a ellas, por ello pienso que enseñar español es una buena forma de acercarme a otras sociedades y culturas del mundo. No me importa dónde si me siento bien con lo que hago.

 

Una imagen y mil palabras

Todos los que estamos hoy realizando este Máster hemos pasado a lo largo de nuestras vidas por colegios, institutos, etc donde hemos aprendido en diferentes asignaturas cosas tan variadas como escribir, leer, sobre el universo, matemáticas, biología,….Mientras pasábamos por estas etapas de nuestra vida nunca nos planteamos qué hacíamos allí, si lo que decía el profesor iba a misa, o por qué aprendíamos unas cosas y no otras.

Hoy sabemos, y con este Máster aún más, que nuestra educación se regía por un programa realizado por profesionales donde se había planificado los contenidos, las formas, y los objetivos. Un programa es el que se debe tener también para la enseñanza de una lengua extranjera y por eso, con esta imagen quiero resaltar algunos puntos importantes que encontramos en una de estas aulas.

Aprendizaje participativo: donde la información no circule sólo en una dirección, profesor a alumno,  sino que sea también desde el alumno al profesor.

El profesor como guía: El profesor será el guía y no un dictador que imponga su criterio, con el único fin de marcar un objetivo y completar la programación.

Facilitar al alumno el camino hacia la propia autonomía, que sea él quien busque los medios para mejorar su formación en función de sus posibilidades y/o necesidades formativas.

Todos los alumnos son diferentes pero la segunda lengua no sólo se imparte en escuelas e institutos como una asignatura más obligatoria. Cuando tienes grupos mque eligen estudiar una segunda lengua como opción, ya sea en Escuelas Oficiales de Idiomas o en instituciones privadas, en el aula también influirá el contexto social del que parte cada uno de esos alumnos así como las necesidades que los ha llevado a estudiar dicha lengua.

En este caso está en las manos del profesor profundizar sobre los intereses que tienen y ayudarlos a completar el viaje que han comenzado.

Resumiendo, en la imagen, y por lo tanto en un aula de lenguas, con pocas palabras yo veo participación, comunicación, aprendizaje, diferentes culturas y edades, diferentes intereses con un mismo fin.

Con esta imagen quiero reflejar que la enseñanza en el aula de cualquier lengua extranjera conlleva las siguientes cuestiones implícitas:

– Aprendizaje participativo donde el profesor es un guía y no el que impone sin tener en cuenta a los alumnos.
Alumnos de diferentes edades, culturas,…con diferentes intereses y cuyo objetivo no es el mismo.

Algunos de mis compañeros de Máster han realizado algunos comentarios sobre la imagen que he seleccionado. La mayoriá están de acuerdo con que el punto esencial de la fotografía es la distribución en círculo. Esta organización hace que la relación entre todos los alumnos y el profesor sea más cercana, da más motivación para participar con el grupo.

Casi todos coinciden en la relación empática del profesor con los alumnos y del buen ambiente que parece haber. La distancia próxima con el profesor lo hace ver cercano con sus alumnos. Estos son factores que determinan la unidad del equipo, la capacidad de atención y la complicidad.

Un punto que no tuve tan en cuenta fue la diferencia de edad entre alumnos y profesor y que algunos de los compañeros han señalado como rasgo de la experiencia. Lo que sí queda patente es la diversidad cultural y de edades, pero que al final todos confluyen en un grupo con un fin, aprender.

Para terminar quiero resaltar la palabras de uno de estos comentarios: “la enseñanza, especialmente la enseñanza LE, debe ser universal y accesible para todos”

Sobre mí

Mi nombre es Yanira, nací y crecí en la isla de La Gomera, Canarias. Mi curiosidad por conocer otras lenguas, Más info.

Suscríbete a nuestro Boletín

Categorías

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies