Cuando decidí realizar este Máster hacía mucho tiempo que no tenía el hábito de estudio. Esto junto con mi desconocimiento en el área de filología y tener que organizarme para combinarlo con mi trabajo -gobernanta en un hotel- suponía un gran reto para mí.

Una vez iniciado el Máster me tropecé con algunos de mis mayores temores: En primer lugar, escribir para que otros me leyeran -ya fueran compañeros o profesores-. Afronté mis primeras actividades con mucha inseguridad, tanto por la calidad de los contenidos como por la forma en la que lo expresaba. En este aspecto tengo que agradecer a algunos de mis compañeros con los que trabajé en las primeras actividades que siempre valoraron muy bien mis aportaciones, dándome ánimos para seguir adelante. Después de varios meses tengo que reconocer que me encantan las actividades, también las de debate, y compartir dudas en el foro. Creo que aprendemos mucho cuando leemos las diferentes opiniones que otros tienen sobre los temas.

En segundo lugar, los trabajos en grupo me preocupaban debido a que no quería perjudicar a mis compañeros. Tengo que decir que he terminado disfrutando de ellos (casi todos), e incluso, cuando he trabajado con compañeros que se encontraban en una zona horaria diferente, nos hemos acoplado obteniendo resultados satisfactorios.

En tercer lugar, ¡elaborar un portafolio! No es que sea muy torpe con la tecnología, pero elaborar una página web no estaba entre mis planes. Finalmente obtuve un resultado, que podrá mejorarse con el tiempo, pero que de momento me sirve como plataforma de auto reflexión y, cómo no, para compartir mis experiencias como estudiante de este Máster.

Si tuviera que escoger qué asignatura me ha aportado menos, no sabría cuál elegir. Todas y cada una de ellas me han aportado muchos conocimientos teóricos, que estoy segura tendremos que repasar para asimilarlos mejor. En mi punto de partida señalé mi inexperiencia como docente, así que en mi proceso formativo ha sido esencial conocer las corrientes teóricas actuales así como su evolución histórica, poder analizar un fragmento de la gestión del aula que realiza un profesor, planificar una sesión detallando los aspectos que queremos trabajar, ser capaces de explicar la gramática y por supuesto, cómo trabajar con los errores como fuente de aprendizaje. Ha sido esencial cada retroalmentación aportada por los profesores para llegar hasta donde estoy ahora.

Además de estos aspectos más teóricos, he aprendido aspectos sobre los métodos de enseñanza que utilizan los profesores, aún más tratándose de una máster realizado completamente a distancia. Por otra parte creo que he mejorado considerablemente mi expresión escrita así como la oral, o al menos eso me comentan en el trabajo. He mejorado la observación sobre la realidad que me rodea, trabajo con extranjeros que hablan español y ahora analizo sus errores gramaticales y a veces incluso, me atrevo a explicarles algunas cositas.

¿Cómo ha cambiado mi concepción sobre la enseñanza de ELE? Aunque no esté dentro del mundo de la educación tengo claros algunos aspectos de la enseñanza, tanto de ELE como de cualquier otra materia. Entre ellos destaco: la participación de alumno en su propio aprendizaje, la retroalimentación de los profesores, practicar lo aprendido, en el caso de la lengua con muestras reales, la atención del profesorado como un guía que ayuda a alcanzar las metas,… Sin embargo, entre todos ellos tengo que destacar que ahora valoro mucho más el esfuerzo y trabajo que hay detrás de la preparación de una sesión y de todo lo que implica, desde el contenido de la misma hasta lo que se refleja a través de la comunicación no verbal.

El tiempo pasa veloz y sé que aún me queda un largo camino por recorrer en esta etapa de formación, se iniciarán nuevas asignaturas y con ellas nuevos retos que abordar. Entre ellos realizar mis prácticas donde me enfrentaré, por primera vez, a un aula como docente, también tendré que decidir sobre qué tema elaborar mi trabajo fin de máster y por supuesto, planificar mis tiempos para disfrutar del trabajo. El sentimiento de satisfacción tras el esfuerzo realizado me motiva a seguir siempre adelante y sé que con el apoyo de los profesores y el esfuerzo personal, el aprendizaje obtenido será muy valioso.